Cabecera Home
Revista Segurilatam Edición impresa
Síguenos:
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Fernando Martín Gómez Villarreal, Director de Seguridad de Gentera

Medidas a tener en cuenta en el transporte de efectivo

Al transportar dinero en efectivo, las empresas de traslado de valores (ETV) tienen asociados unos riesgos. Autor: Fernando Martín Gómez Villarreal, director de Seguridad de Gentera.

El dinero en efectivo está ligado a las operaciones que realizan los bancos con sus clientes y los cajeros automáticos (ATM) deben estar dotados de él. A continuación abordaremos las mejores prácticas sobre cómo cuidar los procesos de dotación de efectivo realizados por una ETV tanto en la sucursal como en los ATM, que no siempre se encuentran dentro de una oficina bancaria.

Sucursal bancaria

Empecemos por el momento en que llega la unidad de la ETV a una sucursal para dejar dinero en efectivo. Sin duda, es uno de los momentos clave y merece toda la atención. Primeramente, es importante tener un lugar asignado para el camión de la ETV que minimice el tiempo y distancia de caminata de los custodios de seguridad armados. Cuando estos entren en la oficina, es recomendable que durante el tiempo que permanezcan en ella se mantengan las puertas de la sucursal cerradas.

A continuación, también es muy recomendable tener un transfer, es decir, una puerta para poder pasar el dinero del área de clientes a la zona segura para ser recibido por personal del banco. Cuando no exista dicho dispositivo se puede utilizar la esclusa que separa el patio público de la zona segura, pidiéndole a quien trae el dinero que lo ponga dentro para que, una vez cerrada, el personal pueda recibirlo.

Acto seguido, el personal del banco debe acudir a la zona de bóveda y, frente a una cámara, proceder a contar el dinero en efectivo. Una vez contado el dinero, se deberá dar acuse de recibo por la sucursal. El punto clave aquí es tener el dinero en la bóveda lo más pronto posible (preferentemente, aún con los custodios dentro de la sucursal), para que quede salvaguardado por los elementos de seguridad y retardos respectivos para minimizar el riesgo de que un ladrón o un comando armado entre inmediatamente después y se pueda llevar todo el efectivo con facilidad.

Cuando se trata de la acción inversa, es decir, que los custodios de la ETV vienen a recoger dinero a la sucursal bancaria, el tema prioritario es la identificación de los custodios. Debe existir una forma eficaz de poder saber que los custodios que está mandando la ETV son en realidad los que están autorizados para realizar dicha acción.

Una de las metodologías más comunes es a través de un libro que mandan con cierta periodicidad las ETV donde vienen los datos (nombre, identificación, fotografía, etc.) de la gente autorizada. Es importante saber y verificar que se trata de un libro vigente y que no está alterado. Hace algunos años, mediante un libro alterado, delincuentes disfrazados de personal de la misma ETV que cotidianamente realizaba el servicio robaron varios millones de pesos a través de este modus operandi.

Cada vez hay más mecanismos modernos que usan la tecnología para lograr el mismo objetivo. Sin embargo, siempre existen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los delincuentes para explotar la brecha de seguridad. Como profesionales de la seguridad, nuestro papel es que las vulnerabilidades sean mínimas y lograr procesos eficientes que permitan el desarrollo normal de las operaciones.

Debemos mencionar lo importante que es variar días y horarios por parte de la ETV para evitar que el servicio sea predecible y que los delincuentes se encuentren preparados para sorprender a los custodios. Y/o que derivado de lo mismo comience un tiroteo que ponga en peligro a los custodios, los usuarios del banco o gente inocente.

Cajeros automáticos

Las ETV también son contratadas por la banca para la colocación de efectivo dentro de sus ATM. El cometido de las ETV es surtir de dinero los ATM mediante una llave única que tienen en su poder. Si existe robo de efectivo violentando el ATM, la responsabilidad es del banco, mientras que si se trata de robo tras haberse comprometido la llave única, la ETV debe hacerse responsable. Obviamente, si la ETV es sorprendida y asaltada mientras está llenando un ATM, tendrá que responder por el robo. Aquí estamos dejando de lado los robos cibernéticos, donde la investigación para deslindar responsabilidades se vuelve más compleja.

Por la forma en cómo son surtidos de efectivo, existen dos tipos de ATM: de carga delantera y de carga trasera. El primero es más vulnerable para quien lo está dotando, ya que cualquier persona que pase por allí puede darse cuenta de que se está surtiendo al cajero de efectivo. Por su parte, el de carga trasero es más discreto y seguro.

Como elementos de seguridad, es aconsejable tener cámaras de CCTV para ver y grabar el momento en que se surte el cajero, contar con un botón de pánico que pueda mandar una señal en caso de peligro y que el camino para llegar al ATM de carga trasera tenga propiedades antibala.

Existen ocasiones donde los cajeros automáticos se encuentran dentro de una sucursal, por lo que se puede decidir si contratar un servicio de ETV para cargarlos de efectivo o que este sea realizado por el propio personal de la oficina. Es importante que si se decide hacerlo con el personal del banco se haga de la manera más discreta y, en la medida de lo posible, que no se pase por el patio público con el dinero a la vista, sino más bien a través de un pasaje directo de la zona segura de la sucursal hacia la zona de carga de los ATM, cuidando que estos sean de carga trasera.

Asimismo, se ha de evaluar la posibilidad de tener sistemas neumáticos que encapsulen el efectivo de la zona segura y lo pasen a través de aire por una tubería a la zona de carga del ATM. Ambas medidas evitan que, mediante la observación, un delincuente pueda saber cuándo se está realizando la maniobra y perpetrar un asalto.

En el caso de que se decida atravesar el patio público con el dinero, debido a que el diseño de la sucursal impida hacerlo de otra forma, es importante no ser predecible en días y horas, así como contar con una puerta blindada de acceso al ATM para evitar que un comando pueda utilizar un mazo y armas para abrirla.

Otros factores

Es importante considerar que a medida que la banca quiere volverse más eficiente y reducir costos, ello tiene consecuencias en el tema de logística monetaria, donde cada viaje de la ETV representa un dinero que, multiplicado por la cantidad de veces y sucursales, puede significar muchos millones de pesos al año.

Por dicho motivo, debe haber un sano balance entre el riesgo que implica tener mucho efectivo durmiendo en la bóveda de la sucursal o dentro de un ATM, ya que el impacto que ocasionaría su robo es significativo en comparación con el ahorro en viajes de la ETV para recoger el dinero.

Conclusiones

A medida que la tecnología avanza, la necesidad de manejar efectivo por parte de las personas se hace menor, ya que es posible manejar dinero electrónico a través de tarjetas de crédito, banca por Internet o apps. Sin embargo, para eliminar por completo la necesidad de tener efectivo tendrá que pasar algún tiempo más, sobre todo en países en vías de desarrollo. Y como profesionales de la seguridad deberemos estar al tanto de los modus operandi que vayan surgiendo, así como de las medidas que los mitiguen.

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter