Cabecera Home
Revista Segurilatam Edición impresa
Síguenos:
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Enrique Higuera Aguilar, Director de Prevención de Riesgos de Médica Sur

Hospitales, infraestructura crítica, su seguridad… Misma metodología, diferente enfoque

Conceptualmente, la gobernabilidad se refiere a la relación que se manifiesta cuando existe un estado de equilibrio en el ejercicio del poder político derivado de la solución de demandas sociales y la capacidad de los gobiernos de atenderlas de forma eficaz, estable y legítima.

El rol que juegan los servicios básicos que un estado proporciona a la sociedad que gobierna es esencial. La complejidad e interdependencia de los sistemas de prestación de servicios y su eficiencia sustentan el estilo de vida de una sociedad y el progreso de una nación.

Sectores estratégicos

Las infraestructuras públicas y privadas donde descansa la prestación de servicios públicos esenciales son consideradas estratégicas y críticas, ya que su funcionamiento es indispensable. No hay soluciones alternas. La irrupción o perturbación de su equilibrio generaría efectos posiblemente catastróficos en el desarrollo de las actividades de la sociedad.

En la mayoría de los países existen sectores estratégicos, entre los que se encuentran:

  • Energético. Electricidad, hidrocarburos, gas.
  • Sistemas. Telefonía, radio, televisión, telecomunicaciones.
  • Transporte. Aeropuertos, puertos marítimos, ferrocarril, carreteras.
  • Hídrico. Depósitos, embalses, tratamiento y distribución.
  • Salud. Servicios hospitalarios, vacunas, laboratorios.
  • Alimentario. Centros de almacenamiento y distribución.
  • Nuclear. Producción y almacenamiento radiológico.
  • Financiero. Mercados regulados, pago y compensación.
  • Químico. Sustancias químicas y explosivos.

Respecto al sector salud, en México se compone en un 51% por instituciones de seguridad social, un 42% por las que proveen servicios de salud gratuitos y sólo el 7% son instituciones privadas. Los sistemas de seguridad y protección de cada uno de ellos suponen diferencias abismales en su concepción y operación aun formando parte del mismo sector.

Situación en México

La importancia que tiene un sector estratégico y su infraestructura demanda la intervención del Estado en el ejercicio de su función rectora. En el sector salud, las dependencias que encabezan dichos esfuerzos son, por una parte, el Consejo de Salubridad General, que depende del presidente de la República y lo encabeza el secretario de Salud. Busca establecer las bases de un sistema de gestión hospitalaria tomando como raíz las metas internacionales para la seguridad del paciente y desarrollando estándares centrados tanto en el paciente como en la gestión del establecimiento de atención médica.

Y por otro lado está la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación a través de un grupo colegiado denominado Comité Nacional de Evaluación, Diagnostico y Certificación de Programa Hospital Seguro. Busca que los hospitales cuenten con los elementos estructurales, no estructurales y funcionales para permanecer accesibles y funcionando a su máxima capacidad en la misma infraestructura durante una amenaza natural o antropogénica e inmediatamente después de la misma.

Estos esfuerzos centrados en la calidad de la atención médica, la seguridad de los pacientes, la gestión del establecimiento incluyendo su seguridad y la resiliencia de la organización y su infraestructura (es decir, la capacidad de operación de los sistemas a pesar de estar bajo ataque o incidente) se ven comprometidos al ser programas y certificaciones de carácter voluntario para hospitales públicos y privados, careciendo por el momento de toda obligatoriedad.

Esfuerzos individuales

También es importante desarrollar acciones específicas que, hasta el momento, no han recibido atención. Y me refiero no sólo a las que se han logrado implementar de forma individual, sino a aquellas que fortalecerían de manera incluyente la seguridad de la infraestructura crítica del sector salud, la cooperación y coordinación de las instituciones públicas y empresas privadas, la gestión de riesgos, desde una perspectiva global, y el establecimiento de canales de comunicación entre todos los actores, aspectos vitales cuando se habla de seguridad en infraestructuras críticas.

Ahora bien, aunque hemos hablado de los esfuerzos desarrollados por el Estado para el ejercicio de la rectoría en el sector salud, también es importante ahondar en los esfuerzos individuales de cada una de las instituciones que comprenden el sector. En nuestro país existen organizaciones certificadas por el Consejo de Salubridad General y el Programa Hospital Seguro que han dado el salto a los ámbitos internacionales, consiguiendo la certificación por la Joint Commission International (JCI), aunque, como he comentado anteriormente, esto sea de carácter meramente voluntario.

Temas comprendidos en los estándares del Consejo de Salubridad General que se refieren a la seguridad en las instalaciones:

  • Integración con el modelo.
  • Capacitación acerca del sistema.
  • Protección de la organización.
  • Materiales, sustancias y residuos peligrosos.
  • Seguridad contra peligros relacionados con fuego y humo.
  • Equipo y tecnología biomédica.
  • Servicios prioritarios para la operación.
  • Manejo de emergencias externas.
  • Vinculación con el Programa Hospital Seguro.

Aspectos comprendidos en el Programa Hospital Seguro:

  • Los relacionados con la ubicación geográfica del establecimiento de salud.
  • Los relacionados con la seguridad estructural del edificio.
  • Los relacionados con la seguridad no estructural.
  • Los relacionados con la seguridad en base a la capacidad funcional.

Como podemos observar, existen diversos temas que los estándares nacionales e internacionales no cubren en la seguridad del paciente y de la infraestructura dedicada a la atención hospitalaria. Temas que hoy en día suponen una amenaza real a la infraestructura hospitalaria (operación y resiliencia). La ciberseguridad, la seguridad de la información, la seguridad física o la seguridad en la cadena de suministros son sólo algunos temas que se deben desarrollar y enlazar con el resto de estándares existentes y que buscan la seguridad de los hospitales.

En mi experiencia como profesional de la seguridad, después de recorrer diversos sectores ocupando puestos directivos, puedo asegurar que existen grandes avances en la conformación de estándares en materia de gestión y seguridad de instalaciones hospitalarias.

Camino por recorrer

El tratamiento de los riesgos que pueden presentarse en los diferentes campos de actuación de la seguridad hospitalaria adquiere una importancia relevante. Debe realizarse de manera eficaz. Y para ello es preciso adoptar un criterio homogéneo para la identificación, evaluación, control y transferencia de los mismos.

La implementación de un sistema de gestión de seguridad flexible supone un tratamiento estructurado, sistemático y adaptable a los cambios ambientales en el momento que se detectan. Dicho sistema tiene que involucrarse en el proceso de mejora continua, debiendo, en función de la magnitud del riesgo, implantarse diversos monitores que permitan una toma de decisiones oportuna. Por lo tanto, la definición de un sistema de gestión de seguridad hospitalario debe contemplar la definición del modelo de análisis de riesgo hospitalario, los elementos que integrarán el sistema de seguridad, el desarrollo de una base de indicadores estadísticos que permita la toma de decisiones oportunas y el establecimiento de un sistema de mejora continua, elementos de un programa de seguridad no propiamente exclusivo para instalaciones hospitalarias.

En lo personal he sido testigo de la evolución de la industria de la seguridad como producto del esfuerzo individual de profesionales de la seguridad o de asociaciones del mismo gremio. El nacimiento de metodologías y estándares ha dado lugar a sistemas de seguridad eficientes, flexibles y autorregulables basados en buenas prácticas. En el caso de la seguridad hospitalaria debemos adicionar que el involucramiento del Estado y de agencias internacionales ha permitido avances significativos en la protección de la infraestructura hospitalaria, aunque es preciso reconocer que aún falta mucho camino por recorrer, sobre todo en la integración de nuevos temas y la obligatoriedad del cumplimiento de estándares.

Es importante comentar que lo anterior representa mi opinión personal basada en mi trayectoria profesional en diversos sectores.

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter