Cabecera Home
Revista Segurilatam Edición impresa
Síguenos:
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Jordi Alonso, Jefe de Producto de CCTV en Casmar

Protección de grandes perímetros

Hoy en día es fácil encontrar un gran número de soluciones (barreras de microondas o de infrarrojos, cable sensor de valla o enterrado, etc.) capaces de proteger perímetros, pero cuando las distancias crecen el coste de implantación de las propuestas habituales hace peligrar su viabilidad.

Las necesidades son claras: la mayor longitud del perímetro dificulta la labor de los vigilantes, por lo que es necesario incluir un sistema capaz de detectar el acceso no autorizado de personas o vehículos al perímetro, permitiendo distancias de detección muy superiores a las habituales pero con total fiabilidad. Además, este sistema debe ser capaz de filtrar todos aquellos elementos que, como la lluvia, el viento u otros factores ambientales, hacen fallar a otras tecnologías.

Davantis y Hikvision, conocedores de esta problemática gracias a su larga experiencia, han unido esfuerzos en el desarrollo de un nuevo sistema que ofrece una solución específica a la protección de este tipo de perímetros.

Combinación perfecta

Hikvision dispone de cámaras capaces de captar la radiación infrarroja que emiten los objetos, permitiendo así diferenciarlos en condiciones de total oscuridad, con lluvia o incluso con niebla poco densa. Su exclusivo sistema de realce digital de los detalles posibilita diferenciar objetos que con otras cámaras térmicas quedarían borrosos, facilitando así la combinación de las cámaras térmicas de Hikvision con sistemas de análisis de vídeo.

El análisis de vídeo de Davantis, líder en nuestro mercado y presente en 14 países, nos permite construir sistemas de protección perimetral con la máxima fiabilidad. Genera alarmas a partir de las imágenes de las cámaras, analiza su contenido y nos avisa cuando se produce una intrusión. Es un sistema de videovigilancia automática. La última generación de videoanálisis combina la fiabilidad de un sistema de altas prestaciones con la facilidad de configuración y puesta en marcha, lo cual permite un rápido despliegue de nuevas instalaciones.

La combinación de cámaras térmicas y análisis de vídeo posibilita cubrir grandes superficies con pocos sensores, permitiendo distancias de detección de más de 450 metros con una sola cámara. De esta forma se consigue un ahorro económico en material, costes de obra civil y mantenimiento. En el contexto actual, con los presupuestos de seguridad en contención, esta es, sin duda, la mejor opción. La utilización de hardware estándar homologado por grandes fabricantes de electrónica en la construcción de los equipos de análisis de vídeo garantiza su estabilidad y robustez, reduciendo así los costes de mantenimiento.

Homologación

La presencia en el mercado de sistemas con diferentes niveles de fiabilidad motiva la necesidad de un sistema de homologación independiente, así que el Ministerio del Interior de Reino Unido, a través de su departamento de Desarrollo Científico, puso en marcha en 2007 el primer programa de certificación de análisis de vídeo realizado por una entidad independiente sin ánimo de lucro. El objetivo era homologar sistemas de análisis de vídeo para su uso en infraestructuras gubernamentales: recintos militares, centrales nucleares, prisiones, centros petroquímicos, puertos, aeropuertos, etc.

El programa de homologación i-LIDS valora la fiabilidad y eficacia tecnológica de los sistemas de análisis de vídeo. Mide la capacidad de detección de intrusos y el nivel de falsas alarmas de cada sistema.

Se definen dos niveles de homologación: principal y secundario. Principal significa que el sistema de videoanálisis puede funcionar como sistema único de alarma antiintrusión, nivel conseguido por Davantis. Y secundario equivale a que requiere de otros productos complementarios para proteger un perímetro de forma fiable.

La homologación garantiza la eficacia y fiabilidad tecnológica de los sistemas. Y en el caso de Reino Unido es un requisito imprescindible para su instalación en centros públicos gubernamentales o militares. Pero fuera del país es también útil para valorar el nivel de fiabilidad de cada sistema.

Centros de control

Además de la fiabilidad del sistema, uno de los puntos importantes es la gestión de alarmas de su software para centros de control. Un sistema que “mira” automáticamente nuestras instalaciones tiene ventajas evidentes. Por una parte, es difícil escapar de él, ya que la visión de una cámara cubre una gran superficie. Y por otro lado, por su propia naturaleza, las alarmas de estos sistemas son videoverificadas, lo que permite respuestas más eficientes a las alertas reales. Si además tienen la capacidad de enviar las detecciones a centros de control, tendremos una solución de altas prestaciones con un coste mucho más competitivo que un vigilante privado.

La combinación de estos sistemas con cámaras de visión térmica reduce al mínimo los falsos positivos, aumentando considerablemente su eficacia respecto a las cámaras convencionales. Junto a una buena herramienta de gestión de alarmas para el centro de control, convierten en eficaz y rápido el trabajo de los operadores. Además, la existencia de un fabricante nacional permite asumir un compromiso de integración con las aplicaciones de gestión de alarmas y vídeo que ya existen en el centro de control.

Los nuevos productos facilitan que el centro de control pueda prestar servicios avanzados. Por ejemplo, la combinación de videoanálisis con un centro de control posibilita activar sirenas o encender luces rápidamente cuando el operador ha verificado que se ha producido una intrusión real. De esta forma tenemos un sistema activo con capacidad disuasoria.

Facilidad de uso

La facilidad de uso es un valor añadido para el cliente y su centro de control. Los nuevos sistemas incorporan dos características imprescindibles: la activación mediante teclado de alarma convencional y la videoverificación a través de grabación inteligente.

La activación de los equipos de videoanálisis mediante el teclado de alarma convencional facilita su utilización. Un usuario autorizado puede armar y desarmar el equipo cuando entra o sale del perímetro vigilado. De esta forma, se evita el envío innecesario de alarmas al centro de control, reduciendo el coste de operación.

La videoverificación a través de grabación inteligente con indicador de intrusiones es imprescindible para optimizar el funcionamiento del centro de control. En caso de intrusión, el operador puede ver inmediatamente el vídeo de la grabación, con un recuadro indicando el motivo de la alarma. Y todo con un solo clic en el ordenador. El vídeo inteligente con prealarma proporciona mucha más información que una cámara en directo o una grabación con indicadores de intrusión.

Actualmente, Davantis es la solución más efectiva de videoanálisis para centrales receptoras de alarmas, con más de 10.000 señales comercializadas en España. Si lo combinamos con la calidad de Hikvision obtendremos el sistema más fiable y económico para la protección de grandes perímetros.

Casmar Electrónica, con más de 38 años aportando soluciones de seguridad electrónica, tiene su sede en Barcelona y siete delegaciones más en España, dos en Portugal, una en Colombia y otra en Chile, ofreciendo total cobertura. Gracias a su particular visión empresarial, con un enfoque claramente dirigido a obtener la satisfacción del cliente, unido a una excelente selección de los mejores productos del mercado y a un equipo de profesionales preparado y dinámico, Casmar ha conseguido posicionarse como el principal distribuidor español de productos de seguridad. 

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter