Cabecera Home
Revista Segurilatam Edición impresa
Síguenos:
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Diego Carranza Lazcano, Director comercial de FF Videosistemas

Requisitos de los sistemas de videovigilancia en instalaciones aeroportuarias

Hoy en día, los sistemas de CCTV para aeropuertos deben experimentar un cambio en la gestión, la captura de evidencias y las mejoras en los tiempos de reacción ante cualquier eventualidad que comprometa la seguridad tanto de los usuarios como del personal que trabaja en las terminales aeroportuarias.

Los sistemas que están quedando obsoletos son aquellos que no ofrecen soluciones integrales para la gestión y el control de los acontecimientos internos y los factores externos que afectan a la operación diaria. Un sistema de CCTV de vanguardia ha de brindar la evidencia en vídeo de forma confiable, ágil, amigable y rápida para poder determinar las posibles responsabilidades en los incidentes, considerando que una solución integral no se basa únicamente en tener imágenes grabadas para, posteriormente, ser revisadas en caso de incidente. Además, tiene que ser capaz de interactuar con los operadores en su labor diaria, facilitando la supervisión de las áreas y ofreciendo una interfaz integral que les permita conocer la ubicación física de las cámaras dentro de su propia instalación.

Filtros de acceso

Al margen de contar con videovigilancia en los espacios públicos de la terminal aeroportuaria, existen zonas donde los procedimientos de seguridad se vuelven más estrictos, como, por ejemplo, el área de inspecciones por escáner. Somos conscientes de la importancia que tienen los filtros de seguridad. Por ello, el primer cambio que se propone es grabar los escaneos y las evidencias que proporcionan de las pertenencias de los usuarios, los trabajadores y los miembros de la tripulación que hacen uso de los aeropuertos. De esta forma, se aumenta la seguridad y la efectividad en las revisiones de los filtros de acceso al detectarse cualquier artículo prohibido o restringido en su ingreso a las salas de espera y las zonas operativas de la terminal.

Pero de nada nos sirven los escaneos grabados si no se cuenta con imágenes de calidad y buena resolución que permitan tener la evidencia de todo el proceso de los exámenes que se realiza en los filtros de entrada y salida. Por dicho motivo, la resolución de las cámaras de videovigilancia es de vital importancia, ya que estos dispositivos son los encargados de ofrecernos realmente la evidencia final, basada en las características y la tecnología con los que han sido diseñados.

Una buena resolución es la que brindan las cámaras 4K (ocho megapíxeles), situadas estratégicamente en las zonas de escaneo para la grabación de los hechos y acontecimientos del tránsito de usuarios por la terminal y no perder detalle de cada uno de los exámenes realizados. Así se podrán detectar abusos por parte de las empresas de seguridad privada y complicidades que pongan en riesgo la protección de las personas que se encuentran haciendo uso de las instalaciones aeroportuarias.

Protección perimetral

Tampoco podemos dejar de lado la protección perimetral, sobre todo si queremos un sistema de videovigilancia que ofrezca soluciones integrales en la supervisión y seguridad de la infraestructura. En este cometido, es fundamental el uso de cámaras térmicas que nos ayuden en la detección temprana de cualquier intruso que desee violar el perímetro.

La recomendación de las cámaras térmicas es por una sencilla razón: el alto contraste, que facilita aplicar el análisis de vídeo en la imagen que recibimos, y el ahorro de costes de obra civil en la instalación, ya que, dependiendo de la óptica y la geometría de la terminal aeroportuaria, es posible cubrir con efectividad distancias de hasta 500 metros sin que las condiciones de luz afecten a la efectividad del videoanálisis y la protección perimetral.

Sin embargo, el funcionamiento de las cámaras térmicas con videoanalíticas no estaría completo sin el apoyo de imágenes procedentes de una cámara PTZ, sincronizada con el videoanálisis, que nos aporte una mejor resolución del evento detectado por la cámara térmica. Si esto lo reportamos al centro de control, se podrán minimizar los tiempos de respuesta y facilitar la pronta acción de los protocolos de actuación que se tengan establecidos por parte de la seguridad aeroportuaria.

Integración

Igualmente, los sistemas actuales deben ofrecer la capacidad de integración con software de terceros para favorecer la búsqueda de información, bien por el control de calidad, bien para la gestión de la operación. Los establecimientos comerciales y las zonas de registro de pasajeros son áreas de oportunidad donde se puede hacer la grabación de las operaciones y el registro de viajeros compartiendo la información del metadato en la cámara más cercana para hacer búsquedas ágiles por medio del número de transacción, el código de reserva, el número de vuelo, etc.

Un centro de control está dedicado a la operatividad y supervisión de la seguridad de la terminal. Por ese motivo, cuanto más amigables sean las plataformas y más permitan la convivencia, más mejorará el desempeño y la eficiencia del personal de las empresas de seguridad privada. Por ejemplo, existen plataformas de control de accesos, CCTV, antiintrusión o antiincendios que pueden compartir información por medio de metadatos y, en caso de ser necesario, activar las correspondientes alarmas. Así, si el control de accesos detecta que hay una persona que presenta una tarjeta no aceptada por un lector, este enviará un evento al sistema de CCTV para que en el centro de control se muestren las imágenes de las cámaras más cercanas a la escena.

El software de gestión de vídeo debe ser capaz de brindar auditorías del uso del sistema de CCTV en tiempo real, permitiendo a los gerentes de seguridad saber exactamente el uso que le están dando al sistema de videovigilancia. La información del vídeo grabado es un punto muy crítico que puede llegar a hacer mucho daño a la imagen de la institución y la terminal aeroportuaria si se llegase a filtrar algún vídeo de un evento o incidente por parte de un elemento interno. Para evitar este tipo de fugas de información, existen softwares capaces de gestionar las actividades de los operadores. Además, se presentan como interfaces limpias, amigables y de fácil entendimiento, reduciendo los tiempos de capacitación del personal del centro de control y ayudando a los gestores a tener la información de forma ágil y confiable para los reportes a los superiores.

En definitiva, en los aeropuertos es necesaria una plataforma de vídeo potente que ofrezca planimetría, recepción de eventos y alarmas, protección perimetral, capacidad de auditoría en tiempo real por usuario o puesto de monitoreo, envío de tareas, interacción con softwares de terceros o actuaciones simples. Con una herramienta así, las autoridades de las terminales aeroportuarias dispondrán de una seguridad integral, destinada a la protección de la instalación y de las personas que pasan por ella, y la información que generan dispositivos que cada vez se adentran más en la evolución tecnológica y digital que vivimos en estos tiempos. 

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter