Cabecera Home
Revista Segurilatam Edición impresa
Síguenos:
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Johan G. Mariño, Gerente de Sistemas de Corporativo Almaba

Ciberseguridad para pymes

Todos los negocios se apoyan en las nuevas tecnologías para el desarrollo de su actividad profesional por las posibilidades que ofrecen: aumento de productividad, mayor alcance de la oferta, nuevos canales de comunicación con clientes y proveedores, etc. Pero la clave está en saber protegerse en este nuevo entorno para asegurar el buen desarrollo de la actividad propia del negocio.

Los mercados digitales y globales se encuentran al alcance de las pymes a través de Internet. Y los negocios que tengan éxito serán aquellos que se adapten a dicho entorno, entendiendo las nuevas tecnologías y sacando el máximo partido de ellas.

Al igual que la seguridad en el mundo físico, la ciberseguridad tiene una gran trascendencia e impacto para las personas y los negocios. Las pequeñas y medianas empresas también pueden ser objeto de un ciberataque. Por lo tanto, deben contribuir a mejorar el nivel de seguridad de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para asegurar no solamente la buena marcha de sus negocios, sino también para aumentar la confianza de sus clientes en Internet (como elemento clave para el desarrollo económico de una comunidad).

Las TIC se han vuelto indispensables en las empresas –grandes y pequeñas–para asegurar el desarrollo de los procesos de negocio. Por ello, es importante que todos conozcamos los riesgos derivados del uso de las nuevas tecnologías. Los mismos pueden estar provocados por descuidos o errores, falta de concienciación de la importancia de la ciberseguridad, ataques externos o internos malintencionados, causas naturales como incendios o inundaciones, etc. Todos pueden causar daños económicos y comprometer la buena marcha o la continuidad del negocio.

Analizar los riesgos

Cualquier organización puede ser víctima del cibercrimen y de ciberataques con independencia de su tamaño y del sector de su actividad. Sin embargo, es cierto que no todas manejan la misma cantidad de información sensible. Por ejemplo, una organización del sector financiero que gestiona pagos, datos económicos y datos personales de clientes tendrá una mayor dependencia de la ciberseguridad para asegurar la buena marcha de su negocio. No obstante, con independencia del sector al que pertenezcan, las pequeñas empresas también manejan datos sensibles de clientes y proveedores que, de no estar protegidos, pueden ser objeto de un ataque, con el consiguiente perjuicio tanto para clientes y proveedores como para el negocio.

Para los ciberdelincuentes, las pequeñas empresas son objetivos fáciles, ya que carecen de medidas de protección y están más despreocupadas en lo que a ciberseguridad se refiere. Esto permite a los ciberatacantes acceder a la información de los clientes y proveedores. El objetivo puede ser perjudicar el negocio o vender la información que posee en el mercado negro. Los ataques son cada vez más complejos y sofisticados, utilizan todo tipo de medios a su alcance, se aprovechan de las debilidades tecnológicas y no tecnológicas y son más difíciles de detectar. En definitiva, cualquiera puede sufrir un ciberataque.

La ciberseguridad afecta en mayor o menor medida a los negocios en función de su dependencia de la tecnología. Según nuestra actividad y nuestro grado de uso de las TIC, tendremos una dependencia mayor o menor de las mismas. Algunas empresas sólo utilizan el correo electrónico, ordenadores conectados a Internet y algún dispositivo móvil, mientras que otras cuentan con tienda online o página web, se sirven de servicios en la nube o hacen un uso intensivo de programas informáticos. Conocer nuestra dependencia tecnológica nos va a ayudar a analizar nuestros riesgos en el uso de las TIC.

1. Dependencia baja. Los equipos informáticos se usan, principalmente, para la gestión diaria de las actividades internas del negocio.

2. Dependencia moderada. Las empresas dependen de la tecnología para el desarrollo y el lanzamiento de productos y servicios y para la comunicación con proveedores y clientes a través de Internet.

3. Dependencia alta. Las TIC son el sustento que permite el desarrollo del negocio en su totalidad.

Para continuar leyendo acceda a este enlace

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter