Cabecera Home
Revista Segurilatam Edición impresa
Síguenos:
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Josu Aguirre, Responsable de Innovación en Manusa

Seguridad en oficinas bancarias

Las oficinas bancarias están en constante evolución. Con la llegada del último periodo de recesión económica vieron reducido su número de forma considerable. Autor: Josu Aguirre (Manusa)

Y, además, la evolución tecnológica las ha obligado a cambiar el modelo tradicional de sucursal tal y como se conocía hasta ahora. En los últimos años, el número de oficinas bancarias se ha reducido un 25 por ciento y los expertos opinan que la tendencia continuará a la baja. Sin embargo, la reducción del número de puntos físicos de atención al cliente contrasta con el incremento del número de servicios que se ofrecen en ellos y la manera de prestarlos.

Nuevas soluciones

En lo referente a los accesos de seguridad de las oficinas, también se ha producido una reconceptualización que ha debido adaptarse a la nueva sucursal bancaria. Ante todo, se buscan soluciones modulables capaces de cumplir con los distintos requisitos de cada tipo de oficina y de cliente.

Como primer paso, las tradicionales puertas manuales han sido remplazadas por puertas automáticas que “invitan” durante el día a entrar en las oficinas. Sin embargo, por la noche se convierten en un elemento de seguridad que bloquea temporalmente la entrada de una forma mucho más eficiente que en el caso de los cierres manuales mientras los usuarios operan en los cajeros automáticos.

Este aumento de la seguridad y la protección de los clientes y los trabajadores de la banca (lo que inglés llamamos security) no puede dejar de lado el otro tipo de seguridad (safety) –hablamos de casos como una evacuación por incendio o un fallo en el suministro eléctrico–. En estos casos, la integración de elementos de seguridad físicos mediante electrocerraduras es también un punto muy importante, ya que todas las protecciones tienen que desactivarse para facilitar la apertura de las puertas y la salida de todas las personas del interior de la oficina, lo más rápidamente posible, en caso de emergencia.

A nivel de conectividad externa, cada oficina está integrada en un sistema de gestión centralizado desde donde pueden operarse las puertas de acceso remotamente, facilitando abrirlas o cerrarlas sin necesidad de desplazar a una persona autorizada.

Las nuevas soluciones de acceso proporcionan, además, interfaces de usuario intuitivas donde se puede tratar el conjunto de puertas como un único sistema. Lo más común son pantallas táctiles de hasta siete pulgadas desde las que se puede gestionar el funcionamiento de las puertas automáticas, y de la oficina en su conjunto en las diversas operaciones que se realizan en la sucursal a lo largo del día, aportando mayor o menor seguridad en el acceso según la necesidad de esos determinados momentos.

Por ejemplo, durante la mañana la oficina estará abierta al público y, mediante pulsador, las personas podrán acceder y abandonar la sucursal atravesando el sistema de puertas. Sin embargo, a partir del mediodía sólo quedarán los trabajadores del banco, por lo que los clientes únicamente podrán pasar la primera puerta automática y acceder al cajero. La puerta interior sólo podrá abrirse desde el pulsador de salida o desde la pantalla de control y el pulsador físico de entrada a la oficina de la segunda puerta será un timbre. Por su parte, en el modo noche las puertas funcionarán igual que en el modo tarde, pero sin funcionamiento del timbre que da acceso al interior de la oficina.

En la necesidad de adaptarse a nuevas amenazas también es posible instalar puertas antibomba que ofrecen grados de seguridad máxima. Además, los sistemas de conteo de personas ayudan a tomar decisiones como, por ejemplo, la gestión de filas para optimizar los tiempos de espera y hacer más agradable la experiencia de los clientes. Otros sistemas, como la domótica para monitorizar consumos y automatizar luces y sistemas de climatización, ayudan a las entidades a reducir la huella de dióxido de carbono.

Calidad y garantía

Desde Manusa ayudamos a nuestros clientes del sector bancario a transformar sus oficinas hacia este nuevo modelo, más seguro y orientado al cliente y que permite optimizar recursos y, consecuentemente, aumentar las rentabilidades.

En Manusa desarrollamos y fabricamos todos nuestros productos desde la sede central en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) y la planta de producción en Valls (Tarragona) con el objetivo de dar respuesta a las necesidades de todos los clientes.

Desde sus inicios, Manusa ha apostado por la innovación y la tecnología para ofrecer a sus clientes el mejor producto adaptado al mercado y a sus necesidades. Para lograrlo, sólo usamos materiales de primera calidad para la fabricación de nuestras puertas, a las que sometemos a los más estrictos controles de calidad. Durante el proceso de producción se prueban una a una con un funcionamiento continuo de apertura y cierre durante 24 horas para garantizar su perfecto funcionamiento. Nuestro equipo de expertos profesionales diseña, fabrica, instala y realiza el mantenimiento de más de 20.000 puertas cada año. Manusa Service es el servicio de posventa de Manusa, un servicio líder ofrecido bajo nuestros estrictos estándares de calidad, con las máximas garantías y a la altura de los máximos niveles de exigencia.

Y nuestro call center funciona de lunes a viernes de 8 de la mañana a 8 de la tarde de forma ininterrumpida. El personal técnico que atiende las llamadas intentará resolver las incidencias a distancia si es posible o planificará una intervención del servicio técnico local.

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter