Cabecera Home
Revista Segurilatam Edición impresa
Síguenos:
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

Tecnología y servicio, una alianza saludable

14/04/2018 - March Networks.
La seguridad en infraestructuras hospitalarias y clínicas en América Latina se enfrenta diariamente a retos en los que son decisivas la adquisición y administración inteligente de los recursos tecnológicos para proteger su capital físico y humano.

Los sistemas de videovigilancia se constituyen en un salto tecnológico necesario para avanzar hacia políticas de seguridad y calidad del servicio en un momento en que el sector sanitario requiere de las mejores decisiones administrativas y gerenciales para superar los retos y desafíos de la industria hospitalaria.

Sin duda, la videoseguridad cumple funciones encaminadas a la prevención de las dificultades presentes en situaciones de riesgo y a generar respuestas rápidas y adecuadas; y gracias al desarrollo de nuevas tecnologías, tiene el potencial de integrarse con otros sistemas de las organizaciones para controlar, monitorear, agilizar y mejorar procesos.

Por qué videovigilancia

Las instalaciones médicas sirven de fuente de datos, siendo claves en la recolección de información para generar diferentes indicadores y tasas que van más allá de su razón social. Pero, a su vez, son susceptibles a que diversos delitos se lleven a cabo dentro de ellas y viven realidades como enfrentamientos entre víctimas y victimarios, robo de medicamentos, extorsiones, atentados contra empleados, pacientes y la infraestructura misma, etc., alterando la seguridad a todos los niveles.

Otros aspectos menos dramáticos relacionados con el funcionamiento cotidiano de los hospitales, como dar manejo a personas intolerantes, controlar la entrada y salida de pacientes y visitantes, monitorear los turnos del personal, vigilar los parqueaderos, seguir movimientos sospechosos, evitar pérdidas de objetos olvidados, observar el acceso a lugares restringidos, etc., forman parte del abanico de circunstancias que enfrenta diariamente una entidad del sector sanitario tanto pública como privada. Y para hacer frente a dichos desafíos, las instituciones toman precauciones basadas en la tecnología que ofrece el mercado actualmente.

Es importante anotar que el sistema de videovigilancia se articula de forma continua en las organizaciones con otras herramientas como las relacionadas con la detección y las alarmas contra incendio, el control de accesos, etc. Y aunque cada una funcione de manera independiente, su sincronía le permite a la entidad tener un manejo global no sólo de su seguridad, sino también de sus procesos de calidad en cuanto al servicio prestado a pacientes y público en general se refiere, cumpliendo así con una mejor atención y respetando las políticas internas.

No obstante, aunque cada vez son más versátiles, inteligentes e intuitivas, estas ayudas tecnológicas requieren, para lograr el éxito y maximizar su potencial, de personal capacitado para manejarlas y procesos constantes con toda la organización para apoyar y actuar en consecuencia con las diferentes normas y programas de la entidad.

Soluciones con múltiples beneficios

El objetivo principal del sector hospitalario en este tema es identificar y valorar las necesidades que posee dentro de sus diferentes áreas. Y el reto de las compañías de seguridad es brindar la asesoría idónea que permita elegir sistemas sólidos en pro de un funcionamiento óptimo, garantizando un ambiente libre de riesgos y amenazas.

Y es así como, encaminadas a entregarle al cliente final una total satisfacción, las empresas fabricantes de sistemas de seguridad enfocan su esfuerzo en crear una tecnología acorde al tipo de negocio y al presupuesto del que dispone cada compañía. Por ello, los sistemas han evolucionado y encontramos en el mercado uno para cada necesidad, todos ampliamente conocidos por los jefes de Seguridad de las entidades hospitalarias, comerciales, bancarias, educativas, gubernamentales, corporativas, etc.

Desde tecnología analógica hasta sistemas híbridos, pasando por sistemas IP (Internet Protocol), cada uno le brinda al usuario un control pleno de sus instalaciones, logrando llevar a cabo un excelente desempeño en sus tareas. Y es por ello que apostar por un sistema u otro exige un trabajo a conciencia que analice los beneficios y limitaciones como la calidad del vídeo, la resolución, la transmisión, la instalación, la fiabilidad y, por supuesto, el costo. Ligado a este último factor, muchos centros de salud no disponen de recursos económicos suficientes para realizar transiciones a una tecnología digital, por lo que algunas compañías fabricantes ofrecen opciones integrando los equipos existentes en las instalaciones con los nuevos desarrollos de la industria.

Facilitar la gestión operativa de cada entidad es una premisa invaluable a la hora de ofrecer sistemas de videovigilancia. Identificar y valorar las necesidades que una institución hospitalaria posee dentro de las diferentes áreas exige a la industria de seguridad un compromiso constante y una innovación de productos y servicios que se adapten a variados entornos y tecnologías existentes, ofreciendo softwares robustos y equipos y herramientas creados para generar ambientes seguros.

Con el objetivo de lograr servicios más eficientes acompañados de tecnologías punta, es fundamental una capacitación constante por parte del personal de seguridad a todos los niveles con el fin de solucionar los desafíos a los que se enfrenta un centro de salud. Por ello, cobra mucha importancia el servicio técnico pre y posventa, que ayuda al personal con el conocimiento y el manejo eficiente de los insumos adquiridos. Un personal idóneo que conozca adecuadamente cada sistema con el que cuenta y facilite la realización de un trabajo coordinado redunda en un mejor funcionamiento y aprovechamiento que cada tecnología brinda, logrando generar unas condiciones con altos estándares de seguridad y calidad.

Alcances en las entidades sanitarias

Los sistemas de seguridad poseen información confiable sobre todos los procesos organizacionales. El registro de datos que permita segmentar, monitorear, almacenar, consultar y analizar, según el tipo de tecnología y las políticas y programas de la institución, logra mejoras sustanciales en la organización.

La información que facilita la toma de decisiones administrativas y gerenciales se debe trasmitir según los intereses de cada departamento. Incluso se puede compartir, por ejemplo, con organizaciones aliadas y escalar a entidades gubernamentales, ya que estas relaciones agilizan la evolución de la empresa cuando se logran flujos y resultados favorables de doble vía.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señala para varios países de la región la importancia de articular datos y el reto de mejorar la infraestructura de información, de consolidarla para que haya una atención óptima enfocada en el bienestar de las personas.

Por otro lado, la seguridad debe ir de la mano de la capacitación en comunicación y servicio al cliente. Programas que incluyan reglamentos, manuales de convivencia o derechos y deberes de usuarios, visitantes y personal de la empresa, permiten generar corresponsabilidad, confianza y transparencia. Los hospitales tienen toda clase de protocolos, los cuales se pueden salvaguardar e incentivar con seguimientos y evaluaciones de procesos por medio del análisis de vídeo, lo cual, a su vez, genera mayor conciencia y compromiso con las buenas prácticas.

Cualquier departamento de Seguridad debe cumplir un compromiso ético y unas normas que controlen el uso y la difusión del material audiovisual de su sistema con el fin de garantizar la integridad a la amplia variedad de público, incentivando procesos transparentes, ágiles y eficientes.

Retos en el sector sanitario latinoamericano

Las diferentes circunstancias de orden público, presentes actualmente en la sociedad en general, también permean la seguridad en las entidades sanitarias y las obliga a tomar medidas de prevención y control. Llevar a cabo programas encaminados a proteger los bienes de infraestructura y humanos requiere una inversión, modernización y puesta en marcha de mejoras y cambios que le permitan al sector estar a la vanguardia en materia de seguridad.

Trazarse objetivos como planificar, diseñar y optimizar los procesos, capacitar al personal de seguridad, recibir asesoría constante, contar con aliados, etc., le permiten a cada centro médico afrontar unos nuevos tiempos donde la inteligencia en los edificios brinda las herramientas para afrontar las situaciones de crisis de la mejor forma.

De la mano de compañías fabricantes como March Networks, cada cliente final tendrá la certeza de que contará con un portafolio de equipos y servicio especializado con el que podrá administrar eficazmente sus recursos y dar solución a sus múltiples requerimientos, respondiendo a las exigencias diarias en materia de seguridad.

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter