Contenidos didácticos

Sexting: qué es, riesgos y consejos para evitarlos

A través del ‘sexting’, las personas intercambian archivos de carácter íntimo. Pero el hecho de compartir imágenes y vídeos de índole sexual puede afectar muy negativamente a nuestra salud, privacidad y reputación. Ello es así porque, una vez enviados, dejamos de tener control sobre nuestros archivos.

una persona se dispone a practicar sexting en su celular

Gracias a las funciones de la cámara, el celular es el dispositivo más utilizado para practicar ‘sexting’.

Por Redacción.

Entre otros fines, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se utilizan para practicar sexting. Como veremos a continuación, se trata de una acción encaminada a establecer relaciones personales íntimas. Y existen recomendaciones para que la misma sea placentera y segura. No obstante, también entraña una serie de riesgos.

Te puede interesar: ‘Apps’ de citas: ¿cómo usarlas con seguridad?

¿Qué es el ‘sexting’?

Dicho término es fruto de la combinación de las palabras inglesas sex (sexo) y texting (enviar mensajes de texto). Sin embargo, no se limita a esta última acción. Además, se basa en el envío de imágenes y vídeos de contenido sexual a través de las TIC.

Mediante el sexting se persigue despertar interés sexual en otra persona o sustituir las relaciones físicas interpersonales cuando no pueden llevarse a cabo. Incluso hay quienes se sirven de este tipo de comunicaciones para usarlas como una práctica sexual más.

Lo normal es que se emplee entre parejas o personas que se están empezando a conocer. Y en Internet es posible descargar apps específicas para practicarlo. Pero conviene ser precavidos para usarlas con seguridad.

¿Cuáles son sus riesgos?

Y es que, ciertamente, el sexting conlleva una serie de riesgos. Cuando envía una imagen o un vídeo a través de su celular o computadora, una persona pierde el control de dichos archivos. Entre otros casos famosos, se encuentran el desnudo que la actriz Scarlett Johansson envió a su novio o el intercambio de imágenes entre los cantantes Justin Bieber y Selena Gómez. Fotografías en las que aparecían ligeros de ropa y que acabaron siendo de dominio público.

Según advierten los expertos, estos son algunos de los principales peligros que entraña el sexting:

  • La persona que recibe los textos, imágenes y vídeos puede difundirlos y compartirlos con terceros sin el consentimiento del emisor de los mensajes. Algo que podría afectar muy negativamente a la salud –por ejemplo, trastornos psicológicos–, privacidad y reputación de este último.
  • Esta práctica puede dar lugar al denominado revenge porn. En este caso, las exparejas difunden imágenes o vídeos por despecho o venganza.
  • Asimismo, las imágenes y vídeos de carácter sexual podrían caer en manos de otras personas si se pierde un dispositivo que no cuenta con las medidas de seguridad apropiadas.
  • El sexting puede derivar en sextorsión, que consiste en amenazar con la publicación de imágenes, vídeos o información íntima si no se satisface una cantidad económica al chantajista.
  • Y también en casos de grooming y ciberacoso.
una mujer se hace un selfie en la cama
Al compartir fotografías íntimas se corre el riesgo de que sean difundidas por terceros sin nuestro consentimiento.

¿Cómo pueden prevenirse?

Con el objetivo de prevenir los efectos negativos del sexting, es importante tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Como sucede con otros contenidos, hay que utilizar el sentido común y pensárselo dos veces antes de compartir textos, imágenes o vídeos de índole sexual.
  • En el supuesto de hacer uso de aplicaciones, es esencial asegurarse de que garantizan nuestra privacidad y facilitan borrar los contenidos compartidos.
  • Si se convive con niños y adolescentes, una adecuada educación sexual y de las TIC les ayudará a evitar riesgos tanto en el mundo físico como en el virtual.

Finalmente, es fundamental tener presente que al difundir contenido íntimo de otra persona se puede estar incurriendo en un delito. Y que este se agravará si afecta a un menor, ya que podría considerarse pornografía infantil.